Main Menu
Print E-mail

Domingo 21 de Febrero de 2016 13:00 hrs.

Recital de Fagot y Piano. 

Nika Jonicenoka, piano (Letona)

Everardo Gastélum, fagot (Mex.) 

 

 Programa

SONATA SOPRA´LA MONICA 

Philipp Friedrich Böddecker

(1607-1683) 

CONCIERTO PARA FAGOT EN DO MAYOR

- Allegro

- Andante

- Allegro ma non troppo 

Johann Cristoph Vogel

(1756-1788) 

ANDANTE Y RONDO HÚNGARO  

Karl Maria V. Weber

(1786-1826) 

Intermedio

PREMIER SOLO PARA FAGOT Y PIANO 

Eugéne Bourdeau

(1850-1926) 

SONATA PARA FAGOT Y PIANIO

- Andante doloroso

- Allegreto Sherzando

- Allegro moderato 

Peter Podkovyrov

(1910-1977) 

SONATINA PARA FAGOT Y PIANO 

- Allegro con moto

- Aria

- Sherzo 

Alexandre Tansman

(1897-1986) 

 

NOTA AL PROGRAMA

El fagot es un instrumento muy poco conocido, pertenece a la familia musical de alientos-madera. Se trata de un singular instrumento de madera de arce o maple, de tubo cónico y provisto de una boquilla formada por una caña doble, cuya vibración se amplifica en un tubo metálico de 30 cm aprox., llamado tudel, que a su vez se conecta al tubo de madera. Tiene una altura aproximada de 156 cm y una longitud total de alrededor de 260 cm; con 5 agujeros y 22 o 24 llaves, el fagot tiene una extensión de tesitura de 3 octavas y media, partiendo del Si b registro 2.

Debe el fagot su existencia a la necesidad de ampliar el registro grave de los oboes antiguos, sucesores de las chirimías. Después de un largo desarrollo de chirimías de tesitura grave, pasando por la dulzaina o dulcían, se estableció el bajón o fagot a finales del siglo XVI y principios del XVII. Durante el periodo barroco la textura del sonido de la orquesta hacía del característico  timbre  del fagot un valioso elemento de contraste y su agilidad le permitía hazañas que no estaban al alcance de instrumentos graves de cuerda.

Tal vez por ello fue que Vivaldi, autor de alguna de la música más maravillosa que ha dado la humanidad, escribió 37 conciertos para fagot solista y orquesta, aprovechando su timbre contrastante, su capacidad virtuosísima y su lánguido color peculiarmente distinto de las cuerdas. Un papel preponderante también le dieron compositores como Telemann, Stamitz, Johann Christian Bach y Carl Phillipps Emanuel Bach, quienes abrieron la senda para que su timbre hondo y cálido fuera protagonista de los excelentes conciertos fagotísticos de Mozart y Weber.

Es interesante señalar que hasta entonces, principios del s. XIX, el fagot contaba con alrededor de 5 o 6 llaves de latón, y no fue sino hasta 1831 que un constructor alemán llamado Johann Heckel logró un gran equilibrio y afinación en un nuevo sistema de llaves conocido como sistema alemán o sistema Heckel.